sábado, 18 de octubre de 2008

Para que el mal triunfe, basta con que los hombres buenos no hagan nada (E. Burke)

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista.

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata.

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista.

Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté, porque yo no era judío.

Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar.


Martin Niemöller

1 comentario:

Sílvia dijo...

M'encanta aquest poema i a més dóna la casualitat que enguany és part de la portada de la guia de l'estudiant de la meva facultat (http://www.uab.es/Document/FilosofiaiLletr2008-2009-2,0.pdf).

També m'agrada els relats que escrius. Però crec que no seria una trivialitat llegir un fragment o un acte de les teves obres de teatre, al contrari seria molt estimulant (alguna de les que me vas explicar al Surcos).

Cuida't molt Juanma!
Et seguiré llegint.